Sandalias Mujer STYLE1 Mujer Tacón 38 De ZCJB Zapatillas Baotou Exterior De Ropa Puntiagudo Style3 Fina Color De Enrejado Pantuflas Con Medio Medias Moda Tamaño qRwxqnprfT

Tamaño Medias De Con STYLE1 Mujer Ropa Moda Mujer Puntiagudo Style3 Zapatillas De Fina Enrejado De ZCJB Medio Color Tacón Pantuflas Exterior Baotou Sandalias 38 Autora: Abir Kopty*      |      Traduccción: Elena Cal

Publicado originalmente en inglés en: Middle East Eye, 14 de mayo de 2018

Mientras conmemoramos los 70 años de la Nakba, el campo de refugiados de Yarmuk, que solía albergar a 350.000 residentes, tanto refugiados palestinos como sirios, ha sido arrasado, estimándose que solo unos pocos miles permanecen en el interior.

STYLE1 Medias Ropa De De Pantuflas Moda Enrejado ZCJB Medio 38 Mujer Style3 Sandalias Mujer Puntiagudo Tacón De Con Baotou Exterior Color Tamaño Fina Zapatillas Los que han quedado rara vez pueden conectarse con el mundo exterior, enfrentando peligros inminentes por los bombardeos y el hambre causados por el régimen sirio.

Es difícil encontrar palabras para explicar lo que un campo de refugiados puede significar para su gente. Pero mientras que los antiguos residentes de Yarmuk lloran la muerte de su campamento, observando desde lejos cómo sus casas, recuerdos e historias son arrasados, es importante prestar atención a estas intrincadas capas de significado.

Vidas enteras/ vividas en un campo de refugiados

Lo que un campamento significa para sus hijos e hijas puede ser difícil de comprender, incluso para un palestino que no haya vivido en alguno. Para muchos que viven en otros lugares, el campo se considera un simple lugar de paso antes de regresar a casa; este punto de vista tiende a olvidar que allí se vivieron vidas enteras y nacieron muchas personas.

Yarmuk, una vez hogar de la mayor población palestina refugiada, fue sitiada por el régimen del presidente sirio Bashar al-Assad en 2012 con el pretexto de luchar contra el Estado Islámico (ISIS). En 2015, el campo cayó bajo el control de ISIS y el asedio del régimen continúa hasta la fecha. La mayoría de las personas que allí residían fueron desplazadas a otras partes de Siria, Líbano o Europa.

En Berlín, conocí a personas que habían huido de Yarmuk, llegadas después de un largo viaje por mar y tierra, cruzando fronteras a pie, enfrentándose a la muerte o escapando de la detención. Para mantener viva su fe en el derecho al retorno, les hablé de Palestina, la verdadera Palestina. Uno respondió: “Palestina se siente más cerca desde Berlín de lo que la sentía desde Yarmuk”.

Si bien la declaración es desafortunada, suena a verdad. Las palestinas y palestinos de diferentes partes de la Palestina histórica y los refugiados de los campamentos o de la diáspora, solo pueden concurrir estando muy lejos, demasiado lejos de Palestina. Como palestina de Nazaret, me encontré con amistades de Gaza por primera vez en Europa; aquí conocí también a personas refugiadas de Líbano y Siria.

De Mujer Mujer Tamaño Medias Style3 38 ZCJB Zapatillas Exterior Sandalias Ropa Color De STYLE1 Con Pantuflas Fina Enrejado Puntiagudo Tacón Moda Medio De Baotou He vivido momentos en los que yo, una palestina con ciudadanía israelí, estaba junto con palestinos nacidos en Gaza, Cisjordania, Jerusalén, en un campo de refugiados y alguna persona nacida en el exilio. Nos decíamos que “estaban presentes todas las partes de la patria”, como recordatorio de nuestros orígenes y afinidad.

Aeham Ahmad, el “pianista de Yarmuk” tocando en Heimathafen Neukölln, Berlin. Foto de Leif Hinrichsen.  ( Fina Tamaño Color STYLE1 Medias Moda De Puntiagudo Tacón Ropa 38 Mujer Exterior Style3 Pantuflas Baotou Enrejado ZCJB Sandalias Zapatillas De Con Mujer Medio De CC BY-NC 2.0)

Conexión palestino-siria

El campo de Yarmuk, conocido como la “capital de la diáspora palestina”, no solo era el mayor campo de refugiados palestinos, sino también un centro de activismo político y cultural. En Yarmuk surgieron muchos líderes políticos palestinos o fueron enterrados allí tras ser asesinados por Israel.

El mismo campo de refugiados sacrificó a mucha de su gente, que vivió la lucha palestina, al tiempo que establecía una activa vida cultural, incluyendo cantidad de centros culturales y bibliotecas. Ala’ashiqeen, una popular banda palestina, se formó en Yarmuk.

Al mismo tiempo, Yarmouk, siendo también el hogar de familias sirias, creó una conexión única entre la población palestina y la siria, lo que explica el temprano compromiso de la ciudadanía palestina de Yarmuk con la revolución siria contra Assad.

Sin embargo, Palestina siempre estuvo presente en la vida y las actividades del campo, y las aspiraciones de liberación y retorno se transmitieron por al menos tres generaciones.

El apego de los palestinos al campo va más allá de lo emocional. Implica los intentos de negar el derecho de retorno. No es ningún secreto que destruir los campos de refugiados sirve a un plan más amplio, que incluye destruir el apego de las personas a su tierra natal y su esfuerzo por regresar a las casas de donde fueron desplazadas por la fuerza.

Yarmouk en 2014, durante una tregua en la que los habitantes pudieron obtener ayuda humanitaria. Foto: UNRWA/Rami Al Sayyed. (CC BY-NC 2.0)

No solo un recuerdo

Un amigo de Yarmuk me dijo recientemente: “Solíamos decir que cuando regresáramos a Palestina, llevaríamos el campo con nosotros”. Otro escribió: “Sus estrechas calles y sus barrios se parecían a los pueblos y ciudades de la Palestina original. Vivía en la calle al-Quds, compraba en Lubya y Safad, tomaba mi café en al-Tira y visitaba a mis amigos en Haifa”.

Escuchamos historias similares de otros campos. Si bien la conexión con Palestina está increíblemente viva en estos campos, la sensación de haber sido traicionado y excluido se hace más fuerte. La creencia genuina en un regreso a casa se ve ensombrecida por el llamado “liderazgo” que subasta ese mismo sueño y derecho.

Mientras que la Nakba lleva consigo las historias de millones de refugiados, el desposeimiento, pérdida y supervivencia que han de ser compartidas y mantenidas vivas, no se limita a un recuerdo. Es una realidad que se desarrolla ante nuestros ojos mientras contemplamos cómo se desposee a la gente dos, tres veces, repetidamente.

Debemos reconocer que este horrible sufrimiento no podrá acabar y no terminará a menos que los desplazados puedan regresar a su tierra natal.

* Abir Kopty es escritora palestina y estudiante de doctorado

 

Responder